sábado, 20 de julio de 2013

Rusia proyecta nuevo bombardero estratégico.

Recreación del que podría ser el futuro bombardero de Ruso

Valeri Guerásimov, jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Rusia, declaró que Rusia comenzará a desarrollar durante el 2014 el proyecto técnico de su nuevo bombardero estratégico. Este nuevo y prometedor complejo de aviación de largo alcance sustituirá los actuales bombarderos rusos Tu-95MS y Tu-160. El proyecto de este nuevo bombardero estratégico correrá a cargo de la Oficina de Construcción Túpolev. 

Antes de inicios de 2014 la Oficina de Construcción presentará al Ministerio de Defensa el plan de trabajo para la creación del bombardero y el cálculo de los costos de estos trabajos. La producción en serie de este avión está prevista para 2020. Aunque según otras fuentes de información, el 2020 podría ser solo la fecha del primer vuelo de este avión. Los motores del complejo aéreo de largo alcance llevan en proceso de desarrollo desde 2011. No se descarta que este avión utilice una variante mejorada de los actuales reactores en uso, tales como 117C o NK-32. Los sistemas de armamentos también están en proceso de fabricación. Supuestamente, el principal armamento de este avión serán los nuevos misiles estratégicos del tipo X-101, con alcance a 5500 km, y podrá utilizar misiles de corto alcance o bombas dirigidas. En la actualidad ya es conocido que según el proyecto aprobado este futuro bombardero será construido siguiendo el esquema de “ala volante”, parecido al bombardero norteamericano B-2 Spirit. Hasta ahora este es el único bombardero estratégico “invisible” llevado a la producción en serie. 

Recreación del que podría ser el futuro bombardero Americano

El precio de venta de un bombardero con el complejo de accesorios y piezas de repuesto superaba los novecientos millones de dólares durante la década de los noventas. El costo de desarrollo y la producción de todos estos aviones ascendió a cuarenta y cinco millardos de dólares. Es probable que al igual que su homólogo norteamericano, el B-2, el bombardero ruso desarrolló velocidades máximas cercanas a la velocidad del sonido. La apuesta fundamental será el alcance y su baja visibilidad en los radares. En este sentido se distingue del proyecto del futuro bombardero estratégico chino, el cual, a juzgar por las fotos de sus maquetas, superará la velocidad del sonido. Los gastos financieros y dificultades técnicas del proyecto chino se prevén colosales, sobre todo si consideramos que, a diferencia de EEUU o Rusia, China no tiene ningua experiencia en esta rama. De hecho, si China quiere llevar este programa hasta la fase de producción en serie, tendrá que gastar más recursos que para los dos programas de desarrollo de los cazas de quinta generación, o, por ejemplo, que todo su programa de vuelos cósmicos pilotados. 

China-new-stealth-fighter
 Recreación del que podría ser el futuro bombardero de China

En tanto, el trabajo en el avión ruso no comienza desde cero. En las décadas de los setenta y ochenta, la Oficina de Construcción Túpolev trabajó con el proyecto del avión Tu-202, que debía ver la luz en las variantes de bombardero estratégico y cazasubmarinos de largo alcance. Este avión también seguía el esquema de “ala volante”. Su alcance de vuelo ascendía a los dieciséis mil kilómetros y el radio de acción en su variante de bombardero con seis misiles estratégicos alcanzaría los 5500 km. Durante la década de los ochenta se llevaron a cabo múltiples investigaciones aerodinámicas con la utilización de la maqueta de este avión. Los proyectos de nuevos bombarderos estratégicos siempre conllevan grandes riesgos tecnológicos. Sin embargo, de resultar exitoso este proyecto, pondría a disposición de Rusia un sistema de ataque global efectivo, capaz de alcanzar su objetivo prácticamente en cualquier punto del planeta escasas horas después de recibir la orden, sin requerir para ello de bases en el exterior. 

Sexto submarino de ataque clase Astute de la Royal Navy (SSN) se puso la quilla.

Imagen tomada en las instalaciones de BAE, durante el proceso de construcción de los SSN clase Astute que equiparán en las próximas décadas bajo pabellón británico. Estos submarinos, que han visto incrementado su coste en varias ocasiones a lo largo de su construcción son, junto con los futuros portaaviones de la clase Elizabeth uno de los programas de armamento más criticados y cuestionados del Reino Unido.
 
Reino Unido ha dado hoy un paso importante hacia adelante a partir del ensamblaje del Agamenón, sexto submarino clase Astute de la Royal Navy. La quilla, que es la primera parte de la embarcación que se construirá, se dio a conocer en una ceremonia en el astillero de BAE Systems en Barrow-in-Furness por el ministro de Defensa, Philip Dunne. Se presenta como el Ministerio de Defensa anunció que los dos primeros de los siete submarinos de la clase Astute, HMS Astute y HMS Ambush, están a punto de completar sus extensas pruebas en el mar y se han entregado a la Royal Navy para comenzar a prepararse para las operaciones. Los siete submarinos de la clase Astute se están construyendo para la Armada Real para reemplazar los submarinos de la clase Trafalgar. 

La clase Astute tiene mayor poder de fuego, el estado de los equipos de comunicación del arte y la tecnología stealth avanzada haciéndolos más silenciosos que sus predecesores y más difícil de detectar. Los HMS Astute y HMS Ambush son los primeros submarinos de la clase aceptados por los comandos de la Marina, que es responsable del funcionamiento de todos los buques de la Royal Navy. Los próximos tres submarinos de la clase: ingenioso, audaz y Anson están en diversas etapas de construcción y la quilla de hoy pone al Agamenón la marca del siguiente hito clave para el programa. Los submarinos de BAE Systems es responsable de la entrega de los siete submarinos de la clase Astute, y para el diseño de la sucesora de la clase Vanguard, que llevará la disuasión nuclear del Reino Unido por todo el mundo. El Ministerio de Defensa ha firmado un nuevo contrato con BAES (MS) que no sólo le ayudará a mantener los miles de puestos de trabajo altamente cualificados de defensa con sede en Barrow-in-Furness, pero bajar los costos de construcción de los futuros submarinos.

"Northrop Grumman" ha recibido un contrato para producir un nuevo lote de "Hawkeye".

 
De conformidad con la decisión de la Armada de los EE.UU. a principios de este año para iniciar la producción en serie a gran escala de los aviones con base en portaaviones AWACS E-2D Advanced Hawkeye de la compañía Northrop Grumman que ha recibió un contrato por valor de 113,7 millones de dólares para la producción de componentes para la segunda entrega de la cantidad de cinco máquinas de este tipo, de acuerdo con ASDNews 19 de julio. "Este contrato es una prueba de la madurez y eficacia de estos aviones. 


En el complejo entorno del presupuesto militar es muy importante que vamos a seguir para proporcionar a la Armada de aviones AWACS asequible a EE.UU.", dijo el vicepresidente de programas de E-2/S-2 Lagron Bart (Bart LaGrone). La Armada de EE.UU. planea pedir un total de 75 aviones, incluyendo el presente contrato, el número total de pedido E-2D ha llegado a 30 unidades. El mes pasado, la compañía entregó el numero 10 de este tipo de aviones, nueve de los cuales fueron construidos antes de lo previsto. En la actualidad, en diversas etapas de producción hay 10 aviones. Se espera que en 2015, el nuevo avión se llega a la etapa de la capacidad operativa inicial.

NOTÍCIA DE ÚLTIMA HORA: Los rebeldes sirios derriban un caza.

El Ejército Libre Sirio ha derribado un avión militar perteneciente a las tropas regulares, según informa la cadena Al Arabiya. El incidente tuvo lugar en el distrito de Khan al-Assal, en los alrededores de Alepo. Las autoridades sirias, por su parte, no han confirmado esta información todavía. 
 

Gran Bretaña volará en septiembre su primer drone de combate.

El prototipo de drone de guerra británico Taranis se prepara en Australia para despegar por primera vez el próximo mes de septiembre. El UCAV (vehículo aéreo de combate sin tripulación) ya se encuentra en el centro de pruebas de Woomera, situado en una remota área del sur australiano. La noticia ha sido revelada por Defense News, que cita fuentes “familiares con el programa”, y llega tras una demora de tres años y un sobrecoste de 55 millones de libras (64 millones de euros) para resolver algunos problemas técnicos, sufragar el aumento de requisitos sobre la aeronave y aumentar los trabajos para mitigar los riesgos del sistema.

Sólo este último concepto ha encarecido sus costes “alrededor de 180 millones (de libras)”, según un portavoz del Ministerio de Defensa. Son casi 210 millones de euros más en un programa presupuestado en 2005, año de su puesta en marcha, en poco más de 140 millones de euros (124 millones de libras, concretamente.). En 2011 el Taranis ya resultaba 142 millones de libras (165 millones de euros) más caro debido a sus retrasos y a los cambios en sus requisitos. El Ministerio de Defensa británico no ha confirmado que el primer vuelo vaya a tener lugar en Australia dentro de unas semanas, aunque sí ha indicado que la previsión es que se realice antes de que acabe este año.

Los cazas no tripulados europeos del futuro
El Taranis, que toma su nombre del dios celta del trueno, es un programa liderado por BAE Systems para explorar las tecnologías que en el futuro podrían incorporarse a la primera generación de UCAV de la Fuerza Aérea Real Británica (RAF). De tener lugar en septiembre la puesta en el aire de este drone se produciría unas semanas después de que el prototipo norteamericano X-47B UCAV haya logrado su primer despegue desde un portaaviones. Además, coincidiría con los planes de BAE Systems y su socio francés Dassault Aviation de proponer a sus gobiernos retomar el desarrollo de un prototipo de UCAV pensado directamente para resultar operativo. Este proyecto franco-británico fue impulsado por el tratado de defensa de Lancaster House firmado por ambos países en noviembre de 2010.

Dassault por su parte también lidera el proyecto del UAS de combate Neuron, que logró su bautismo del aire a finales de 2012. En el desarrollo de este avión –iniciado en 2003 para desarrollar nuevas tecnologías UCAV– además de Francia participan Italia, Suecia, España, Grecia y Suiza. El desarrollo de programas de este tipo lleva un tiempo apuntándose por los expertos como una estrategia fundamental para mantener las habilidades y capacidades de la defensa aérea en Europa más allá de la actual generación de cazas tripulados Gripen, Rafale y Typhoon. Por otra parte, distintos expertos en aeronáutica sitúan el año 2030 como el momento en el que los cazas tripulados serán sustituidos en el combate por las aeronaves no tripuladas que se comienzan a desarrollar ahora.