Contador de visitas

viernes, 19 de agosto de 2016

Un viejo tanque con alas: el A-10 Thunderbolt II todavía no tiene sustituto.


Los soldados de infantería lo adoran. La Fuerza Aérea de los Estados Unidos, durante años controlada por la llamada ‘Mafia de los cazas’, lleva años intentando eliminarlo de su inventario. El Congreso ha bloqueado, una y otra vez, su desaparición. Y debido a sus características y carisma es uno de los aparatos más conocidos de la flota aérea estadounidense. El A-10 Thunderbolt II, apodado Warthog (jabalí verrugoso), es un avión de combate muy especial aunque siempre ha sido un bicho raro en la panoplia de la USAF. Dedicado a una única tarea que hace muy bien (el apoyo cercano a tropas de tierra) en una era de aparatos polivalentes, de relativa baja tecnología y muy alejado del 'glamour' de los cazas diseñados para el combate aéreo. Ahora, el diseño tiene casi 50 años y ha llegado la hora de reemplazarlo. En 2015 y tras años de resistencia se lanzo el programa A-X para sustituirlo. Ahora este programa se ha subdividido en dos: el A-10 será sustituido por dos aparatos diferentes. Durante la Guerra Fría la pesadilla de los Estados Unidos, y especialmente de sus aliados, era la manifiesta superioridad numérica de las divisiones acorazadas soviéticas en Europa. 

Con carros como el T-64 y su descendencia (T-72/90, T-80/84) por decenas de miles con el decidido apoyo de artillería y de la aviación táctica, los especialistas militares deban por sentado que en una guerra ‘caliente’ en Alemania las divisiones acorazadas del Pacto de Varsovia atravesarían el continente desde la ‘Brecha de Fulda’ al Atlántico en poco tiempo (nueve días hasta alcanzar Lyon, según algunos cálculos). Los carros de combate M-60, M1 Abrams, Leopard y Leclerc no serían suficientes para ralentizar su avance, ni siquiera con el concurso de helicópteros y misiles anticarro. Hacía falta un avión de apoyo cercano capaz de destruir tanques por decenas que pudiera mantenerse sobrevolando el campo de batalla durante horas para acudir a defender a las tropas de tierra en puntos y momentos clave. Y dado que las divisiones acorazadas soviéticas contaban con antiaéreos tácticos integrados, como los ZSU-23-4 Shilka o los 9K22 Tunguska (con cañones de 30 mm y misiles), tenía que ser un aparato resistente. 

En esencia, una versión moderna del Ilyushin Il-2 Shturmovik de la Segunda Guerra Mundial, el avión anticarro que los alemanes apodaron Betonvogel (pájaro de cemento) por su increíble capacidad de encajar disparos. El A-10 Thunderbolt II surgió de estas especificaciones como un sobresaliente avión de apoyo cercano a las fuerzas de tierra. Fue diseñado literalmente alrededor de su cañón GAU-8 Avenger de 30 mm con munición perforante de uranio empobrecido y un cargador de 1.174 balas, más de 1.800 kilos pensados para reventar el blindaje superior de los carros de combate soviéticos a 3.900 disparos por minuto. Puede llevar 7.260 kilos de armamento en 8 puntos de anclaje en las alas y 3 en el fuselaje incluyendo hasta 8 misiles antitanque AGM-65 Maverick, bombas y cohetes de varios tipos, dos misiles antiaéreos AIM-9 Sidewinder para autodefensa, contenedores de contramedidas electrónicas o de puntería y tanques de combustible. 

Quinientos kilos de blindaje 
El cariñosamente conocido como Warthog lleva más de 500 kilos de blindaje de titanio alrededor del piloto para protegerlo de munición de hasta 23 mm y está diseñado con múltiples sistemas redundantes por rutas separadas, lo que lo hace muy resistente al daño de combate. 

Su vuelo es lento y a baja altura, lo que hace sus ataques mortíferos. Aunque haya dudas sobre la efectividad del GAU-8 Avenger contra los blindajes de los carros de combate modernos, contra cualquier otro tipo de enemigo el A-10 resulta letal debido a su potencia, precisión y capacidad de mantenerse sobre el campo de batalla durante horas. Además es barato de comprar (una media de 11 millones de dólares por cada uno de los 715 construidos) y de operar (unos 25.000 dólares por hora de vuelo), y de mantenimiento sencillo. Para los soldados de infantería y los controladores aéreos avanzados es, muchas veces, su salvación dado que está donde se le necesita cuando hace falta y tiene una pegada muy potente. Por eso la idea de que el A-10 sería reemplazado por el F-35 sólo gustaba a la USAF. El F-35 carece de las características que hacen tan eficaz al A-10 en las tareas de apoyo cercano y de control aéreo avanzado. Sólo por poner un ejemplo, el cañón GAU-22/A de 25 mm del Lightning II lleva 182 proyectiles en la versión F-35A, con el arma integrada en el fuselaje, y 220 en las versiones F-35B y C, en un pod externo. 

Por si fuera poco, el 'software' para disparar el cañón puede que no esté disponible hasta más allá de 2019. El avión no es lo bastante lento, persistente y resistente al ataque como para realizar las misiones del A-10. La Fuerza Aérea, sin embargo, ha intentado por todos los medios retirar los 350 A-10s con los que todavía cuenta para traspasar el dinero así ahorrado al programa F-35. Encontrándose una y otra vez con la oposición del Congreso, que ha forzado su supervivencia. Tras años de tira y afloja, la fuerza aérea estadounidense anunció en 2015 el lanzamiento de un nuevo programa A-X para empezar la conceptualización y diseño de un avión especializado en el apoyo aéreo cercano. Algunas de las ideas en juego pasaban por conservar las mejores características del A-10 (velocidad, persistencia, radio de giro, flexibilidad, visibilidad, resistencia) y al mismo tiempo mejorar sus puntos flacos (potencia de motor, sensores, defensa contra misiles). Y por supuesto, el cañón GAU-8 o similar, y a ser posible con unos costes reducidos. 

A finales de julio, fuentes oficiales anunciaron simultáneamente una aceleración del programa y su división en dos: el reemplazo del A-10 no será un avión, sino dos: uno especializado en la misión de control aéreo avanzado en teatros de bajo riesgo y otro para el apoyo cercano a fuerzas de tierra en conflictos de mayor intensidad. Un plan que algunos analistas consideran una locura. Para el control aéreo avanzado, el Pentágono está pensando en aviones ligeros de ataque al suelo ya disponibles que se puedan adquirir en un plazo corto por un precio reducido y para ponerlos en acción en un par de años. La prisa se explica quizá por el hecho de que la USAF recuperó dos OV-10 Bronco de la era de Vietnam que estaban en manos de la NASA y los modernizó para usarlos en Iraq durante meses en misiones de las fuerzas especiales para las que, al parecer, no había otro modelo alternativo. Aparatos turbohélice como el Embraer A-29 Super Tucano brasileño o el Beechcraft T-6 Texan-II podrían cubrir esa misión con la aviónica y las comunicaciones adecuadas. 

Han sido desarrollados para disponer de capacidad de ataque al suelo, pensando en fuerzas aéreas como la iraquí o la afgana, y en conflictos en los que el enemigo carece de defensas antiaéreas serias. En una segunda fase, dentro de alrededor de cinco años, se desarrollaría un verdadero avión de ataque al suelo especializado, quizá a partir de modelos de entrenador avanzado del tipo del Alenia Airmacchi M-346 Master italiano o incluso el AirLand Scorpion de Textron, un pequeño birreactor diseñado como aparato económico de múltiples usos para las fuerzas aéreas de países sin mucha potencia económica y militar. Lo cierto es que la propuesta ha sorprendido a los partidarios del A-10 y de su misión, que no se esperaban ni el súbito y poco entusiasta respaldo de la USAF ni mucho menos la división del programa. El tiempo dirá si va en serio o es el penúltimo intento de la Mafia de los cazas’ para cargarse definitivamente al ‘jabalí’. (Jesús.R.G.)

Fuente: http://defensayarmas.blogspot.com.es/
Puedes seguir todas mis noticias a traves de ms paginas Twitter y Facebook                               

La amenaza china: El nuevo concepto de la batalla aire-mar.


La CSBA dice que la modernización militar de China tiene por objeto negar el poder aéreo de EE.UU. y la libertad de maniobra marítima y el acceso en el Pacífico Occidental (WESTPAC) dirigiéndose a las bases y buques con misiles guiados de precisión. La acumulación de activos anti-acceso/denegadores de poder aéreo de China en sus cada vez más capaces "redes de batalla", con el tiempo, harán que el actual "American way of war" se convierta en prohibitivamente costoso.

Este cambio en el equilibrio militar es tal vez el mejor ejemplo del desarrollo informado ampliamente de los misiles balísticos antibuque "carrier killing" de China, un arma que puede amenazar el símbolo del poderío militar estadounidense y la presencia global. El presidente de la CSBA Andrew Krepinevich hizo hincapié en que el concepto de batalla AirSea de la CSBA no se trata de una guerra con China, o "hacer retroceder" la influencia de China en el Pacífico occidental. Al contrario, debería ser visto como una estrategia de "compensación" que reafirma el compromiso de EE.UU. para mantener la presencia, las coaliciones y la influencia en esa zona estratégicamente vital. El concepto de batalla AirSea de la CSBA prevé una campaña de dos etapas. La primera fase sería la de sobrevivir a lo que sería probablemente ataques preventivos chinos sobre bases de EE.UU. y sus aliados en el Pacífico Occidental, en particular aeropuertos. 

Se prevé más que confiar en las defensas de misiles y el endurecimiento de base. Rápidos contraataques de EE.UU. primero iría un ataque al complejo de reconocimiento del Ejército chino, los EE.UU. tratarían de negar a China la posibilidad de dirigir con precisión las instalaciones fijas y los buques y conducir la evaluación de los daños de batalla. Esta campaña de "enmascaramiento" está en el núcleo del concepto de batalla aire-mar, dijo Jim Thomas del CSBA, la vigilancia del Ejército chino y los sistemas de orientación son el talón de Aquiles "de sus redes contra el acceso. En cualquier confrontación Westpac, una de las principales ventajas del Ejército chino es su gran y creciente arsenal de misiles guiados de precisión; las instalaciones de misiles podrían ser inútiles si no pueden ser guiados. Si China pierde en el horizonte de conocimiento de la situación, los activos navales de EE.UU. podrían recuperar su libertad de maniobra y la capacidad de encerrarse en la parte continental china. 

Aviones tácticos de corto alcance también pudieran moverse más cerca si las bases aliadas no estuviesen siendo bombardeados con misiles balísticos del Ejército chino. La campaña cegadora incluiría los ataques cibernéticos, los activos espaciales del Ejército chino (ECh) sería atacados, aviones de guerra electrónica para engañar a los radares y sensores de ECh y piquetes por mar serían atacados. La campaña cegadora sería seguida por los ataques contra los lanzadores de misiles que el ECh fijos y móviles utilizando incursores furtivos tripulados y no tripulados basados en tierra y mar. Usando municiones stand-off y EW, los EE.UU. tratarían de abrir corredores aéreos en las defensas del ECh. Al mismo tiempo, buques de la Armada china y sus submarinos serán atacados para evitar que salgan a océano abierto. Si la primera fase de la campaña tiene como objetivo impedir que China logre un "golpe de knock-out", la segunda fase tendría como objetivo para ganar lo que posiblemente sería un conflicto prolongado. 

En la segunda fase de la campaña, el CSBA contempla los EE.UU. por tomar la iniciativa contra el patrimonio de EPL en los suministros del continente y los mares, establecer un bloqueo de las líneas marítimas de comunicación chinas, creciente y material bélicas en Westpac y aumento de la producción industrial de armamentos guiados de precisión. El verdadero valor del concepto de ASB (AirSea Battle), Thomas dijo, no es desarrollar un nuevo plan de guerra, sino más bien desarrollar un concepto "lente" a través de la cual ver las futuras decisiones de inversión. Mirando a través de ese lente, la CSBA recomienda algunos cambios bastante fuerte en la inversión para ejecutar una efectiva campaña de ASB. Mucho de lo que recomienda sabiamente el programa de CSBA hace hincapié en la furtividad, sistemas de ataque a largo alcance, la redundancia y la interoperabilidad de la Fuerza Aérea y de la Armada. Hay una lista muy extensa de los cambios programáticos y estructura de fuerza en el informe, incluyendo:
  • Para mitigar la amenaza de misiles balísticos a Guam y otros bases WESTPAC, la Fuerza Aérea debe endurecer sus bases en Guam, y renovar las bases de Tinian, Saipan y Palau para que pueda disipar las aeronaves y obligar a China a jugar un juego de cobertura contra aviones estadounidenses, la Fuerza Aérea-Armada deberían evaluar conjuntamente la defensa contra misiles balísticos tácticos basados en el uso de misiles lanzados desde el aire y armas láser, y ejercicios de DMO deben llevarse a cabo con Japón. 
  • La Fuerza Aérea y la Armada debe invertir en una capacidad de ataque de largo alcance contra blancos sensibles temporalmente en un costo estrategia para forzar la imposición del ECh para reforzar sus propias defensas, y la Armada debe considerar invertir en provistos de armas convencionales y relativamente de corto alcance basado en el mar misiles balísticos, similar a Tomahawk, que pueden extenderse a través de los tubos VLS de la flota. 
  • La Fuerza Aérea y la Armada deben elaborar y del campo a largo plazo la próxima generación de plataformas aéreas furtivas, tanto tripulados y no tripulados, y las cargas útiles para estas plataformas, la versión marina de guerra capaz de operar fuera de los portaaviones. 
  • La Fuerza Aérea y la Armada deberían desarrollar conjuntamente una familia de sistemas ataque de precisión a larga distancia que incluyan: ISR, EW y ataque. La Fuerza Aérea debe desarrollar un activo sigiloso para misiones múltiples, persistentes bombardero de largo alcance como parte de esta familia. La Armada debe acelerar el desarrollo y despliegue un avión no tripulado con base en portaaviones. 
  • La Fuerza Aérea y la Armada debe desarrollar un mando común y mecanismos de control para permitir que aviones de la Fuerza Aérea para apuntar las naves enemigas utilizando métodos de vigilancia de la Marina y los sistemas de orientación. 
  • La Fuerza Aérea y la Armada deberían desarrollar conjuntamente un misil de largo alcance antibuque. 
  • La Fuerza Aérea debe dotar a algunos de sus bombarderos stealth B-2 con una operación de ofensiva por el que se capacidad de minar los puertos chinos. 
  • La Fuerza Aérea y la Armada, debe aumentar significativamente la inversión en plataformas conjuntas EW tanto tripulados y no tripulados. 
  • La Fuerza Aérea y la Armada debe incrementar la investigación y el desarrollo de armas láser para la defensa puntual en tierra y el mar contra los misiles balísticos. (Jesús.R.G.)

Fuente: http://fdra.blogspot.com.es/
Puedes seguir todas mis noticias a traves de ms paginas Twitter y Facebook                               

El Ejército de los EE. UU. transfiere 50 vehículos blindados de combate al Ejército de Brasil.


La transferencia de 50 vehículos blindados que el Ejército de los EE. UU. cederá al Ejército de Brasil está prevista para llegar a dicho país en septiembre. El envío contiene 34 vehículos M577A2 para el transporte de puestos de comando, 12 vehículos M113A2 de transporte de personal, y cuatro vehículos blindados M88A1 de recuperación. Los blindados serán utilizados por la 5.ª Brigada de Caballería Blindada de Ponta Grossa (estado de Paraná) y la 6.ª Brigada de Infantería Blindada de Santa María (estado de Río Grande del Sur). El Centro de Comunicación Social del Ejército de Brasil (CCOMSEx) declaró que “la llegada de estos vehículos dotará a nuestra fuerza terrestre de mayor poder de combate”. Las dos unidades mencionadas responden al Comando Militar del Sur, que controla el 75 por ciento de la flota mecanizada de las fuerzas terrestres.  

El Ejército de los EE. UU. desactiva periódicamente los equipos de defensa que ya no necesita y propone transferir el material a las naciones amigas. Según con el Comando Sur de los EE. UU., “Los vehículos se tramitaron de conformidad con el programa de donaciones de Artículos Excedentes de Defensa (EDA, por sus siglas en inglés), y la transferencia se llevará a cabo bajo la forma de una venta militar al extranjero”. Los vehículos militares que se enviarán al Ejército de Brasil tienen 30 años de antigüedad en promedio. No obstante, las autoridades entrevistadas por el CECOMSEx dijeron que los vehículos blindados “están como nuevos” y no serán actualizados antes de ponerlos a funcionar en Brasil. Los nuevos vehículos blindados que se incorporarán a la flota del Ejército de Brasil son 34 vehículos M577A2 de puestos de comando, 12 vehículos de transporte de personal y cuatro vehículos M88A1 de recuperación. 


Los vehículos se transportaron desde dos depósitos militares —el Anniston Army Depot, en Alabama, y el Sierra Army Depot, en California— hacia el puerto de Nueva York, desde donde serán enviados en barco a Brasil. El barco de carga atracará y desembarcará los vehículos blindados en Paranaguá (estado de Paraná). Las negociaciones entre Brasil y los Estados Unidos finalizaron en diciembre de 2015. Los costos del transporte y la inspección de los vehículos blindados correrán por cuenta del Ejército de Brasil, que los ha estimado en aproximadamente 2 millones de reales (unos US$ 613.000). 

El financiamiento proviene del Proyecto Estratégico de Obtención de Capacidad Operativa Plena (OCOP), cuyo propósito es dotar a las unidades operativas del Ejército de equipamiento militar para satisfacer las necesidades de defensa del país. Los vehículos apoyarán las operaciones de las unidades blindadas. Los vehículos M577A2 de transferencia de puestos de comando se incorporarán por primera vez a la flota del Ejército de Brasil. Son variaciones de los vehículos M113A2 de transporte de personal que ya están siendo utilizados por el Ejército y la Marina del país. La Infantería de Marina de Brasil utiliza vehículos blindados M113 en operaciones urbanas antinarcóticos en Río de Janeiro desde 2010.

Los nuevos vehículos blindados que se incorporarán a la flota del Ejército de Brasil son 34 vehículos M577A2 de puestos de comando, 12 vehículos de transporte de personal y cuatro vehículos M88A1 de recuperación. (Foto: Ejército de Brasil)

Tanto el vehículo blindado M113A2 como sus variaciones fueron diseñados por la industria de defensa estadounidense. Los modelos se diseñaron inicialmente “para transportar tropas de combate —de infantería y caballería— en organizaciones militares blindadas”, según informó el CCOMSEx. El diseño de los vehículos M113A2 y M577A2 es similar, pero el M577A2 posee una disposición interna adaptada con un techo más elevado, que facilita la ubicación de los soldados.

Los M577A2 incluyen asimismo un sistema de comunicación que les permite contactar a otros vehículos terrestres, además de otras líneas de comunicación. Esto es lo que los distingue como vehículos de transporte de puesto de comando. Los M113A2, con sus funciones anfibias en pequeñas vías fluviales y su capacidad para alcanzar altas velocidades en caminos estándar, se utilizan con mayor frecuencia para transportar personal. Por último, los tanques pesados M88A1 se utilizan para la recuperación y el remolque de vehículos. “Estos vehículos de recuperación están previstos para brindar apoyo a las tropas blindadas y ofrecer mantenimiento a los vehículos blindados durante las campañas terrestres”, según el CECOMSEx. El M88A1 también es nuevo en la flota militar brasileña. Todos los vehículos nuevos que se incorporarán pronto a la flota del Ejército de Brasil se utilizarán para apoyar operaciones ofensivas y defensivas de grandes unidades militares blindadas.

La relación entre los Estados Unidos y Brasil data del período posguerra. Estados Unidos y Brasil han hecho acuerdos para transferir equipos militares desde comienzos de la década de 1950, apenas terminada la Segunda Guerra Mundial. Los primeros vehículos blindados M113 de transporte de personal utilizados por el Ejército de Brasil llegaron en la década de 1960 como fruto de un acuerdo semejante al presente. En los años siguientes, el Ejército recibió asimismo tanques ligeros M41 y una serie de otros vehículos blindados, de acuerdo con un comunicado publicado por el CCOMSEx. Desde 2012, las transacciones entre los Estados Unidos y Brasil, en particular las relacionadas con la transferencia de vehículos blindados al Ejército brasilero, se financian por medio del Proyecto Estratégico de Obtención de Capacidad Operativa Plena (OCOP), que comprende inversiones no solo en transporte, sino también en la modernización y revitalización de los equipos. (Jesús.R.G.)
Puedes seguir todas mis noticias a traves de ms paginas Twitter y Facebook                               

Rusia dotará a sus temibles bombarderos estratégicos Tu-160M2 de nuevos propulsores.

El motor Kuznetsov NK-32
El motor Kuznetsov NK-32

Rusia producirá un lote inicial de motores actualizados NK-32 para los bombarderos estratégicos Tu-160M2 antes de finales de 2016 en un esfuerzo por mejorar las capacidades de la aviación militar del país, informa el diario 'Izvestia'. Según el diario, la empresa Kuznetsov, que fabrica los motores, estará lista para someter el nuevo motor a pruebas una vez que su sitio de ensayo en Samara, en el suroeste de Rusia, reciba la licencia del Gobierno.
A principios de este mes, el comandante de las Fuerzas Aeroespaciales rusas, el coronel general Víktor Bóndarev, señaló que el nuevo bombardero pesado supersónico Tu-160M2, que usa la nueva versión del motor NK-32, podría realizar su primer vuelo a finales del 2018. El Ministerio de Defensa de Rusia estima que la producción en serie del bombardero supersónico estratégico actualizado Tu-160M2 equipado con los nuevos motores se iniciará en 2023. Se planea comprar al menos 50 aeronaves de este tipo.

Tu-160M2
En el año 2015 se conoció la decisión de reanudar la producción de los bombarderos de la serie Tu-160 en la versión 160M2 y aplazar el desarrollo de los cazas furtivos de nueva generación PAK-DA que deben reemplazarlos y que han sido ideados para producir un aparato furtivo, subsónico y con capacidad de portar misiles con ojivas nucleares.
La aeronave es increíblemente rápida para su tipo (2.220 kilómetros por hora), lo que supera la velocidad de sus rivales norteamericanos, el B1-B Lancer y el B-52. El radio de combate del Tu-160 es de unos 7.300 kilómetros y el caza ya realizó en 2008 su primer vuelo transatlántico desde Rusia a Venezuela. La aeronave es capaz de portar tanto armas convencionales como ojivas. (Jesús.R.G.)
Puedes seguir todas mis noticias a traves de ms paginas Twitter y Facebook                               

Los Pucará dejarán de volar en marzo del 2017 .

958

A partir de principios del año próximo, cuando la FAU celebre aniversario, el histórico avión de procedencia argentina será dado de baja. Prácticamente es irreversible la decisión por el mando superior de la Fuerza Aérea, y el próximo 17 de marzo de 2017, efemérides del arma del aire, sería el último vuelo del sistema IA-58 Pucará, perteneciente al Escuadrón Aéreo número 1 (Ataque) con base en Durazno. De fabricación argentina, por la Fábrica de Material y Armamento ubicada en Córdoba, sus motores Turbomeca Astazou fueron construidos en Francia, que los descontinuó, por lo que es inviable mantener las aeronaves ante esta realidad. 

Además de operar en la Fuerza Aérea Argentina, con destacada participación en la Guerra de Malvinas, fue adquirido por Uruguay, Sri Lanka, y tuvo un fugaz pasaje en la Fuerza Aérea Colombiana, además del Reino Unido que, luego del Conflicto del Atlántico Sur, incautó dos de estas aeronaves argentinas para llevarlas en barco al territorio ingles, y probarlas en vuelo, incluso hoy una de ellas se puede observar en un museo británico. Solo en el Plata En el presente solo Argentina y Uruguay los mantiene activos, con las dificultades que representa su mantenimiento. Días pasados, en Durazno, el comandante en jefe de la Fuerza Aérea, al referirse a esta situación, afirmó que agotadas las instancias se informará al mando superior para que se actúe en consecuencia. “Los únicos clientes que quedamos en el mundo somos la Fuerza Aérea Argentina y la Fuerza Aérea Uruguaya, y comercialmente eso ha hecho que se discontinuara la producción de motores y partes” indicó. 

 “Ante lo irreversible de esa situación, nosotros estamos desarrollando todos los estudios que podamos, a los efectos de asesorar mejor al mando superior en las decisiones que deberemos tomar” afirmó la máxima autoridad de la FAU. De Museo Así, y teniendo en cuenta las palabras vertidas por el mayor (av.) Patrick Jaimez, comandante del escuadrón al que está asignada esta aeronave, es prácticamente un hecho que el sistema Pucará se mantendrá operativo hasta marzo del año próximo. “Dando cumplimiento a una iniciativa que comenzó en el año 2014, se ha trasladado el FAU 224 al Museo Aeronáutico. En breve se lo podrá admirar en el mismo. Ahí se verá más que a la aeronave, todo el esfuerzo y dedicación del personal técnico y administrativo del Escuadrón que orgullosamente lo preparó para que fuera una atracción dentro del museo. 

Esto son los hechos más destacables, pero ninguno de ellos se compara al esfuerzo diario que tanto técnicos como pilotos realizan para que el Pucará continúe volando hasta el próximo 17 de marzo. Quiero agradecer a todas las Unidades de la Brigada Aérea II por el apoyo y colaboración en las tareas diarias que se realizan. A todos los integrantes de la Fuerza, en todos los niveles y comandos, que esforzadamente trabajan, muchas veces en silencio, por poder encontrar una solución al material aeronáutico del Escuadrón Aéreo Nº 1 (Ataque). Somos concientes que se han realizado todas las gestiones posibles, que se han buscado salidas pero hasta ahora no se han podido concretar. Lamentablemente esto nos lleva a tener que tomar algunas decisiones, difíciles sí, pero necesarias”. Enfatizó. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de ms paginas Twitter y Facebook                               

¿Es Rumanía el nuevo depósito de armas nucleares de EE.UU. ahora que no confía en Turquía?

Debido al deterioro de las relaciones entre EE.UU. y Turquía, Washington ha empezado a retirar las armas nucleares que tiene desplegadas en suelo turco para trasladarlas a Rumanía, informa el portal noticiero de la Unión Europea EurActiv. Fuentes citadas por la publicación señalan que las relaciones turco-estadounidenses se han deteriorado tanto tras el fallido golpe de Estado que el Pentágono ya no confía en Ankara para mantener su arsenal nuclear en tierras de Anatolia.

Según el Centro Stimson, una fundación no gubernamental estadounidense especializada en cuestiones de seguridad, EE.UU. tiene unas 50 bombas nucleares B61 en la base aérea de la OTAN en Incirlik (Turquía), situada a un centenar de kilómetros de la frontera con Siria. Asimismo, la citada fundación considera que hay riesgo de que estas armas de destrucción masiva caigan en manos de los terroristas. Durante la intentona golpista del pasado 15 de julio, las autoridades turcas interrumpieron el suministro eléctrico en la base aérea y prohibieron el vuelo de aviones militares estadounidenses desde o hacia Incirlik. Además, el comandante de la base aérea fue detenido al ser acusado de estar implicado en la conspiración.
Una decisión que puede provocar la escalada de tensión con Rusia
Según EurActiv, las bombas B61 están siendo trasladadas a la nueva base de la OTAN en Rumanía, donde el Pentágono también ha desplegado su escudo antimisiles (lo que ha sido condenado por Rusia). El desplazamiento de las armas nucleares tácticas estadounidenses a las cercanías de la frontera rusa podría conducir la escalada de tensión con Moscú, advierte el citado portal.
Portavoces de la alianza atlántica aseguraron al portal que "los aliados de EE.UU. van a garantizar que todos los componentes de disuasión nuclear" estadounidenses desplegados en Europa "sigan siendo seguros, fiables y eficaces". Por su parte, el Ministerio de Exteriores rumano ha negado que esas armas nucleares estén siendo trasladadas a su país. Según el Centro Stimson, en la actualidad existen aproximadamente 180 bombas nucleares estadounidenses en suelo europeo, las cuales están repartidas entre Bélgica, Alemania, Países Bajos e Italia. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de ms paginas Twitter y Facebook                               

Avanzada tecnología de vigilancia electromagnética para los Marines.


Las unidades de vigilancia, reconocimiento y obtención de Inteligencia del Cuerpo de Infantería de Marina de los Estados Unidos (USMC, United States Marine Corps) están comenzando el proceso de adiestramiento con una serie de sensores nuevos que les brindarán mayor capacidad para obtener información sobre el potencial adversario. Han comenzado así a recibir un novedoso equipo que puede funcionar de modo inatendido o ser controlado por sus operadores. El sistema, que se conoce con las siglas MAGID II (Magnetic Intrusion Detector), es una evolución de un modelo anterior en la que se ha logrado un conjunto que es un cincuenta por ciento más pequeño, un treinta y tres por ciento más ligero, y, además, requiere de un treinta y dos por ciento menos energía, lo que lo hace más portable, versátil y operativo.

Ha sido diseñado para desplegarlo en un área determinada. Su capacidad de detección la concentra en la localización de anomalías magnéticas generadas por diferentes tipos de armas, pues tanto es capaz de captar las propias de un fusil de asalto de aluminio como las de un carro de combate en el que el acero forma buena parte de su estructura. Proporciona al operador, en función de lo captado, cual es el tamaño del objeto y detalles de la dirección por la que avanza, lo que incide positivamente para su localización precisa. El MAGID II, que supone un avance sobre otros sistemas menos desarrollados disponibles hasta no hace mucho, es muy interesante tanto para saber por dónde se mueve el hipotético adversario como para obtener detalles de la entidad de sus patrullas, sus sistemas de armas o hasta de su voluntad. Forma parte de un conjunto de sistemas de vigilancia remota adscritos a unidades ISR (Intelligence, Surveillance & Reconnaissance) que funcionan dentro de los pelotones de Inteligencia del USMC. 

Los sensores, del tipo UGS (Unattended Ground Sensor) que pueden operar sin supervisión directa de los operadores, son obra de L-3 Communication Systems. Además del MAGID II se trabaja con un detector infrarrojo de intrusiones (IRID II), un sensor acústico y sismológico (S/T) y un módulo de monitorización y transmisión de información (HHM/T). Incorporan sistemas radio en VHF (Very High Frequency) de forma que sus datos los pueden enviar a distancias de hasta seis kilómetros o a teléfonos móviles o a donde se desee con ayuda de relés con capacidad satelital. Se incide en la movilidad de quien los usa, por lo que pueden ser llevados en una pequeña mochila por quien los tiene asignados, destacando de los mismos su autonomía gracias a baterías de muy larga duración, la capacidad para reprogramar su software o el generar un muy bajo índice de alarmas. (Jesús.R.G.)
Fuente: http://defensayarmas.blogspot.com.es/
Puedes seguir todas mis noticias a traves de ms paginas Twitter y Facebook                               

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...