Contador de visitas

sábado, 12 de mayo de 2012

El nuevo gobierno de unidad de Israel prepara el terreno para una guerra.


Menos de dos días después de pedir elecciones anticipadas generales para el 4 de septiembre, el Primer Ministro Benyamin Netanyahu anunció que en lugar de eso había traído al partido de la oposición, el partido Kadima a su coalición. Esto le da a Netanyahu 94 escaños en la Knesset de 120 miembros, una mayoría sin precedentes. Se prepara el terreno político para un posible ataque militar contra Irán y garantiz una ofensiva social y económica contra la clase obrera israelí. El líder de Kadima, Shaul Mofaz, llega a ser viceprimer ministro y se une al Gabinete del Comité de Seguridad y al círculo íntimo de Netanyahu. Los miembros del Kadima presidirán cuatro comités de la Knesset, incluidos los de Defensa y Relaciones Exteriores. En el anuncio del gobierno de unidad nacional, Netanyahu dijo que la base de su acuerdo con Mofaz, fue un compromiso para cambiar la Ley de Tal permitiendo a los judios ultra-ortodoxos aplazar el servicio militar obligatorio por tiempo indefinido si están inscritos en seminarios religiosos. La ley, recientemente ilegalizada como inconstitucional, está prevista que expire en julio.

El nuevo gobierno reformaría el sistema electoral y reanudaría las negociaciones con los palestinos, un gesto vacío ya que se negó rotundamente a poner fin a la construcción de asentamientos en la Cisjordania ocupada y Jerusalén Este. Kadima, que se avanzó a sí mismo como un rival mas de centro del Likud, ha abandonado esta pretensión. La conveniencia electoral fue un factor importante en su decisión de hacerlo. Según las encuestas, el Likud de Netanyahu se esperaba que aumentara sus escaños a 30 en las elecciones a expensas de los principales partidos de oposición, el Kadima y el Laborista. En este frente, Netanyahu se puede decir que ha arrojado un salvavidas a Mofaz y al Kadima, que aunque en la actualidad era el partido más grande en el Knesset con 28 escaños, se esperaba que iba a perder más de la mitad de sus escaños.

Sin embargo, políticamente el mayor beneficiario es Netanyahu, en particular en el tema central de un posible ataque militar contra Irán. A pesar de ganar la mayor cantidad de escaños (28) en las elecciones de 2009, Tzipi Livni, quien sucedió al ex primer ministro, Ehud Olmert, después de que fue obligado a renunciar por acusaciones de corrupción, fue incapaz de formar un gobierno. Hace seis semanas, Livni perdió la contienda por el liderazgo de Kadima a Mofaz. Aprovechó la ocasión para reiterar sus desacuerdos fundamentales con Netanyahu, citando la "necesidad urgente de llegar a un acuerdo definitivo con los palestinos, así como con el mundo árabe." El verdadero peligro es una política que entierra su cabeza en la arena", dijo, y no tomar "un jefe de Shin Bet para a saber que".

Livni se estaba solidarizando con Yuval Diskin, un ex jefe de la agencia de seguridad interna de Israel, que, haciéndose eco del ex director del Mossad Meir Dagan, advirtió contra la acción israelí contra las instalaciones nucleares de Irán y profesó su falta de confianza en Netanyahu y su ministro de Defensa, Ehud Barak. La destitución de Livni ha allanado el camino para que Mofaz y el Kadima vuelvan al redil del Likud. Mofaz es una figura más maleable, en lo que a Netanyahu se refiere. Él es un ex jefe de personal que sirvió bajo Netanyahu y Barak. Él ocupó el cargo en virtud de un anterior gobierno encabezado por el Likud y se quedó en una contienda por el liderazgo del Likud en 2005, antes de abandonar el barco y unirse a Kadima y sirvió en tanto a Ariel Sharon y Olmert.

Según se dice está a favor de algún tipo de acuerdo con los palestinos y en contra de un ataque unilateral contra Irán, que calificó de "prematuro" y "desastroso", fue hace sólo unos días el intercambio de insultos con Netanyahu en el que lo llamó mentiroso y lo atacó por batir la histeria sobre Irán y comprometer el apoyo internacional a Israel por su deferencia a los ultranacionalistas y al movimiento de los colonos. Mofaz había prometido en repetidas ocasiones que nunca se uniría a la coalición, diciendo que representa "todo lo que está mal en Israel". Ahora ha saltado a la cama con Netanyahu. Barak, ha sido rescatado por el acuerdo de coalición. Él se separó de los laboristas y formó su propio partido separatista de la Independencia, para que pueda permanecer con otros legisladores laboristas en el gobierno y reforzar la coalición de Netanyahu con una mayoría reducida de 66. Las encuestas habían pronosticado que iba a perder su escaño en las nuevas elecciones.

Netanyahu también espera que al llevar a Kadima a bordo, deje de lado a sus socios de la coalición religiosos y ultra-nacionalistas y limite su capacidad de intimidarlo para que haga concesiones presupuestarias en nombre de sus grupos sociales. Israel ha tenido dos gobiernos anteriores de unidad nacional. El primero de 1967 a 70 se estableció en el período previo al ataque preventivo contra Egipto y otros vecinos árabes de Israel en 1967. El segundo, de 1.984 a 1992, se creó cuando, afrontando una enorme crisis económica y la inflación galopante, el primer ministro Menachem Begin enganchó su partidoñLikud a los laboristas, el principal partido de oposición. Netanyahu se diferencia de sus antecesores sólo en que está sentando las bases políticas para la guerra tanto en el extranjero como en casa. Ha'aretz ha dicho que un gobierno que incluye a Mofaz, es menos probable que ataque a Irán, sobre la base de su postura expresada. Pero no hay ninguna razón para respaldar tal afirmación. Reuven Pedatzur, un académico de la Universidad de Tel Aviv y analista de asuntos militares de Haaretz , señaló a la conclusión opuesta. Dijo que Netanyahu puede ahora hacer "lo que quiera" porque no hay oposición real."Él sólo tiene que convencer a Mofaz de que esté de acuerdo con él", agregó.

La revista semanal de defensa, Jane´s, dijo que "habrá muchos observadores que vean que el gobierno reconstituido está preparando el terreno para un ataque a Irán, una decisión que algunos miembros del gobierno, entre ellos Netanyahu, piensan que puede ser necesario tomar en la segunda mitad de 2012". Uno de los colegas de Netanyahu, el ministro de Protección Ambiental, Gilad Erdan, dijo en una reunión del partido que la unidad "facilitaría la toma de decisiones, incluso en el tema de Irán". Con la inclusión de Mofaz, de origen iraní, un militar que se ha opuesto a un ataque unilateral contra Irán, Netanyahu espera silenciar a sus militares más creíbles y a los mas críticos de inteligencia.

Esto es crucial, en parte, porque Netanyahu está en desacuerdo con el presidente Barack Obama, al menos en el momento de un ataque, con Obama ansioso por retrasar cualquier decisión hasta después de las elecciones presidenciales de noviembre. Más importante, sin embargo, las encuestas han mostrado consistentemente que los israelíes se oponen a un ataque independiente sobre Irán. Mofaz será utilizado para ayudar a vender lo que sea la decisión que el gobierno tome. Del mismo modo, la tarea del nuevo gobierno de unidad nacional será enfrentarse al malestar social generalizado. Hay una enorme rabia porque los salarios han disminuido en términos reales durante más de una década, dando como resultado 1,7 millones de personas dentro de la población de Israel de 7,8 millones en la pobreza y 837.000 niños que se acuestan con hambre cada noche.

El pasado verano se vieron las mayores protestas con los cada vez más altos costos de vivienda y la desigualdad social que el gobierno no ha hecho nada para abordar. Ahora Netanyahu ha ganado un acuerdo de Kadima para aprobar un "presupuesto equilibrado", un eufemismo para referirse a los recortes masivos en lo poco que queda de los servicios públicos y la red de seguridad social. Hubo varias manifestaciones en las ciudades de Israel para protestar contra el nuevo gobierno de unidad bajo la bandera de "La nación entera es la oposición. Todo el país sale a la calle". Su ira se dirige principalmente contra Mofaz. La manifestación en Tel Aviv contó con Livni y el líder laborista Shelly Lacimovich, que están tratando de ponerse a la cabeza de esa oposición con el fin de controlarla.

Fuente:
 http://www.laproximaguerra.com/

Hamas no ira a la Guerra por Irán.


El dirigente del grupo islamista dice que incluso si Israel ataca las instalaciones nucleares de Irán, el movimiento actuará sólo de acuerdo a los intereses del pueblo palestino. Hamas no se dejará arrastrar a una guerra contra Israel si este ataca las instalaciones nucleares de Irán, dijo en Gaza el líder Ismail Haniyeh el jueves. "Hamas es un movimiento palestino que actúa dentro de la arena palestina y lleva a cabo sus acciones políticas y de campo en una forma que se adapte a los intereses del pueblo palestino", dijo en su cuartel general. "Irán no ha pedido nada de nosotros y creemos que Irán no nos necesita", dijo. Israel ha dicho repetidamente que no descarta ninguna opción en su determinación de impedir que Irán desarrolle armas nucleares. Irán dice que su programa nuclear tiene fines pacíficos. "Las amenazas israelíes se declaran y no se encuentran en necesidad de análisis. Pero creo que esa cuestión tendría graves consecuencias para toda la región", dijo el líder de Hamás, de 48 años de edad. "No puedo predecir los escenarios, pero una batalla de este tipo tendría repercusiones para la región".

Israel dijo que tendría que contar con los posibles ataques desde el sur por parte del respaldado por Irán, Hamas y desde el norte por el ejército de Hezbolá en el Líbano, respaldado por Teherán, si se tratara de una guerra con Irán. Israel dice que ambos grupos poseen arsenales de cohetes suministrados por Irán y acusa a ambos de practicar el terrorismo. Haniyeh dijo que la gran coalición formada esta semana por el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, que le da una mayoría incuestionable en el parlamento, se había establecido por razones internas, pero también podría tener "motivos externos". "En el nivel externo no hay duda de que se trata de un intento de absorber los grandes cambios que han tenido lugar en la llamada Primavera Árabe - y tal vez una preparación para varios temas", dijo. Cuando le preguntaron si Irán podría ser uno de los temas, dijo: "Tal vez". "El acuerdo de reconciliación palestina no está muerto" volviendo su atención a la actual huelga de hambre por cientos de palestinos en cárceles israelíes, Haniyeh dijo que era "una prueba para el compromiso de Israel con los principios humanitarios universales" que deben ser reconocidos. Advirtió que la muerte de un preso tendría "repercusiones negativas", pero no dio detalles. "No quiero que ni un preso en las cárceles israelíes sea martirizado y por lo tanto exijo que apliquen las normas internacionales en lo que respecta a los prisioneros, que deben ser considerados como prisioneros de guerra", dijo.

"Se trata de simples demandas, las necesidades de ayuda humanitaria, tales como poner fin a la incomunicación, las visitas de familiares, más canales de televisión", dijo el líder de Hamas. Israel, dijo, debe mantener las promesas que hizo cuando el cautivo soldado israelí Gilad Shalit fue puesto en libertad por parte de Hamas el pasado octubre después de más de cinco años de reclusión, a cambio de la liberación de unos 900 palestinos encarcelados por Israel. El movimiento Jihad Islámica en Gaza, que ha menudo se eximió de los acuerdos de tregua tácita que Hamas ha hecho con Israel, ha advertido de una escalada de la violencia si algún prisionero muere.

"Tuvimos una reunión con los dirigentes de la Jihad Islámica y han confirmado que cualquier desarrollo negativo en la cuestión de los prisioneros se debatiría entre el frente nacional y en una reunión con las facciones", dijo Haniyeh. "No van a tomar una acción unilateral fuera de un consenso nacional". En cuanto a la vacilante reconciliación entre Hamas y Fatah, Haniyeh dijo que "no está muerto. Pero no se está moviendo. "Hemos recorrido un largo camino para llegar a un acuerdo entre palestinos, pero hay algunos obstáculos internos y externos."

Fuente: http://www.laproximaguerra.com

Armas acústicas en los JJOO de Londres.


Según afirman las fuentes oficiales, el arma será utilizada en la mayoría de los casos como altavoz en el espacio acuoso del Támesis para regular los movimientos de las naves. Se trata de un mecanismo estadounidense cuyas señales podrían ayudar a dispersar a la muchedumbre, e incluso causar dolor físico. Es capaz de emitir sonidos de hasta 150 decibelios -una intensidad a partir de 130 decibelios ya perjudica el oído humano-.

El Ejército, la flota y las fuerzas aéreas de EE. UU. ya usan ampliamente los sistemas acústicos de este tipo, y también los utilizan los servicios policiales de otros países del mundo. Durante las protestas en la cumbre del G-20 en 2009 en Pittsburgh (EE. UU.) se usó este tipo de armamento, y también se emplea para luchar contra los piratas en las costas de Somalia. Previamente las autoridades inglesas anunciaron su intención de desplegar misiles en los tejados de las viviendas durante los Juegos Olímpicos para fortalecer la defensa contra posibles ataques aéreos.

Fuente: http//:actualidad.rt.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...