Contador de visitas

domingo, 2 de octubre de 2011

La Armada representa el 73 % de la inversión naval y ha propiciado 4.100 millones en exportaciones.

Una Inversion Segura.4
La Armada ha resaltado su contribución al desarrollo industrial y tecnológico de España en un libro titulado “Una inversión segura” en el que afirma que representa el 73 % de la inversión total del sector naval español y generado en los últimos quince años más de 35 millones de horas de trabajo.

Gracias a la compra de nuevos buques de guerra por parte del Gobierno, “la Industria española ha adquirido una capacidad tecnológica por la que ha sido capaz de obtener contratos de exportación por valor de 4.100 millones de euros”, dice el documento.

“Un 42 % de la facturación total del sector naval en Españacorresponde al Ministerio de Defensa (buques de la Armada y su equipamiento). Si añadimos la facturación correspondiente a las exportaciones a marinas extranjeras, este porcentaje sube hasta un 73% de la facturación total del sector. Esto pone en evidencia que la inversión en buques y medios de la Armada es absolutamente crítica para el desarrollo del sector naval español”, dice el libro que se distribuye gratuitamente.

Más de 400 empresas beneficiadas
El informe, que hace un esfuerzo por detallar el impacto económico de sus programas y los beneficios industriales concretos obtenidos en España, señala que se han beneficiado de sus adquisiciones más 400 empresas españolas, en especial las más relacionadas con la Armada como Navantia, Indra, SAES y Tecnobit.

“La Armada propicia la máxima participación de la industria española de Defensa en sus programas de obtención y sostenimiento”, agrega el libro que se centra en los beneficios o retornos industriales de los 5 principales programas aprobados con dinero público: Buque de Apoyo al Combate BAC Cantabria, Buque de Proyección Estratégica BPE Juan Carlos I, 5 Fragatas F-100 Clase Álvaro de Bazán, 4 Submarinos S-80 Y 4 Buques de Acción Marítima BAM Clase Meteoro.

La Armada reconoce que para cumplir sus objetivos “necesita una industria naval y de defensa tecnológicamente avanzada que apoye la modernización y el mantenimiento de sus buques y equipos” pero, a la vez, las “inversiones en buques y material de la Armada han permitido transformar la industria naval y de defensa, con importantes beneficios industriales y económicos para España”.

Dice que los beneficios industriales de las inversiones públicas en buques de guerra son: Creación de una base industrial tecnológica nacional; Obtención de capacidades de diseño e ingeniería; Elevar el nivel tecnológico de nuestra industria; Acceso a mercados de exportación; Participación industrial en proyectos internacionales; Mejora en la gestión industrial; Mejora en la formación y conocimientos técnicos del personal y Aumento de la competitividad internacional.

Importaciones
La Armada señala que la construcción de sistemas y buques para su flota ha permitido a la industria nacional exportar productos de alta capacidad tecnológica, compitiendo con éxito en los mercados internacionales. Según sus datos, en 2009, el 50 % de la producción de la construcción naval militar española estuvo dedicada a la exportación con tres países de referencia: Australia, Noruega, Venezuela.

En los años 90 España construyo un portaeronaves para Tailandia, siendo la primera vez que un país construía este tipo de buque para la exportación. Ya en este siglo, como resultado de la excelente cooperación entre la Armada y la industria en el programa de la fragatas F-100, se ha triplicado la exportación de la industria naval de defensa, firmándose contratos de enorme entidad con países como Noruega y Australia, que han supuesto un gran impulso a la industria nacional.

Creación de Empleo
La construcción de buques y sistemas para la Armada tiene gran impacto en la generación de empleo, tanto en los astilleros como en las empresas de electrónica y comunicaciones. Las construcciones navales generan el 40% del empleo que genera la Industria de Defensa. Solo la industria de construcción naval militar proporciona empleo a 42.700 trabajadores, de los que 5.500 son empleos directos, 10.000 indirectos en el propio astillero y 27.200 inducido en la industria auxiliar.

La capacidad de arrastre en la industria auxiliar de este sector es muy elevada, existiendo 2.700 empresas, la mayoría PYMES, que suministran productos a los astilleros de construcción naval militar.

Por programas, según los datos de la Armada, la construcción de las fragatas para Noruega generó 17 millones de horas de trabajo, seguido de las F-100 para España (14 millones); Submarino S-80 (9 millones); LHD Australia (9 millones); F-105 (5 millones); Patrulleros de Venezuela (3,7 millones); BAM 1ª Fase (3 millones); LHD Juan Carlos I (2,5 millones); Submarinos (1,5 millones) y Destructores para Australia (900.000).

                                                                                              Fragatas F-100

El programa F-100 ha consistido en la construcción de cuatro fragatas por parte de Navantia y una quinta en construcción y provocado un importante salto tecnológico. En concreto, ha proporcionado 38 millones de de horas de trabajo (incluyendo las exportaciones) y contratos de exportación por valor de 1.800 millones de euros, con más de 300 empresas españolas beneficiadas con la venta de fragatas a Noruega, 3 destructores a Australia y ofertas a Brasil, Turquía y Canadá.

Respecto a beneficios para empresas, destacan: Navantia-FABA: Construcción de enfriadores sistema AEGIS para todas las unidades de la US Navy, codesarrollo del Sistema de Combate de la F-100 (CDS), fabricación de elementos del lanzador de misiles VLS Mk-41; Indra: Componentes del radar SPY para las unidades nacionales y de la US Navy. Venta de equipos de guerra electrónica a Alemania, codesarrollo con Lockheed Martin del sonar de baja frecuencia de la F-105; TECNOBIT:Desarrollo de sistemas FLIR. Fabricación para la US Navy de consolas del LAMPS; RYMSA: Fabricación de componentes de radiofrecuencia del radar SPY y otros equipos. Cualificación como proveedor para adquisiciones de la US Navy y SAINSEL:desarrollo de las consolas CONAM y sistemas de cartas electrónicas WECDIS.
                                                                                         BPE Juan Carlos I

El Juan Carlos I, el buque de mayor tonelaje en la historia de la Armada (27.000), ha traigo consigo 19 millones de horas de trabajo (incluyendo exportaciones); Contratos de exportación por valor de 1.000 millones de euros del que se han favorecido más de 340 empresa españolas; y Exportación de buques similares a Australiana y oferta de contratos de exportación conNoruega, Chile, Sudáfrica, Turquía, Brasil y Malasia.

Los principales proyectos de cooperación industrial internacional, con importantes transferencias de tecnología o pedidos industriales a empresas españolas, que se han logrado son: Sistema de propulsión por PODS que permite el diseño de este tipo de buques en España (Navantia, Alconza, Siemens España, ABB Power); Sistema de desmagnetización (Navantiae Indra); Sistema de ayuda a la toma para aeronaves. Contratos para trabajos en portaviones de otras marinas (Navantia yTMG); Sistemas hidráulicas de rampas y puertas con pedidos para proyectos viviles y contratos posibles con marinas deAustralia y Nueva Zelanda (Navantia, McGregor España, GS Gydro y GOSAN) y Fabricación de elementos de las aletas estabilizadoras de las fragatas de marinas extranjeras y otros proyectos para la empresa Suñer.

                                                                                           Submarino S-80

Además de las capacidades operativas adquiridas, la construcción de los 4 submarinos S-80 ha proporcionado los siguientes beneficios industriales: 11 millones de horas de trabajo; Contratos de exportación por valor de 200 millones de euros, con más de 200 empresas españolas beneficiadas; Potenciación del astillero de Cartagena de Navantia con ingeniería, procedimientos de trabajo e infraestructura de producción y proporcionado ofertas de exportación a Australia, India, Noruega, Singapur y Turquía.

Entre los proyectos de cooperación industrial internacional, destacan: Navantia-Faba: codesarrollo del sistema de combate con Lockheed Martin y desarrollo del sistema de control; Indra: codesarrollo de los simuladores de plataforma y táctico. Desarrollo de un nuevo radar ARIES para submarinos; ABENGOA: Codesarrollo de la planta de propulsión independiente del aire (AIP); SAINSEL: Desarrollo de las consolas CONAM SUB; SAES: Desarrollo del sonar remolcado SOLANSUB; GAMESA: Fabricación del motor eléctrico principal; Tecnobit: Fabricación de componentes para los torpedos DM2A4.
                                                                                             Patrulleros BAM

La construcción de los 4 patrulleros BAM ha proporcionado 4,3 millones de horas de trabajo para nuestra industria; Encargos a más de 300 empresas de la industria auxiliar con una media de 3.100 trabajadores entrando a diario en los astilleros de San Fernando-Puerto Real; Navantia-Faba: Desarrollo de Sistema de Localización de Personal mediante sensores de proximidad. Desarrollo de Sistemas de Vigilancia en Puerto. Concepto de buque cerrado; PREDITEC: desarrollo del Sistema de Mantenimiento Basado en la Condición (SMBC) integrado en el SICP del buque; Indra: Impulso en el desarrollo y construcción del Radar LPI ARIES; CIC: Desarrollo del primer sistema de Ordenes Generales en tecnología IP a bordo de un buque de la Armada; TMG (La Coruña): Fabricación de componentes del sistema de luces de aterrizaje de los portaviones de otras marinas; Jaure SA (Guipúzcoa): Fabricación de acoplamientos para el sistema de propulsión de las fragatas y otros buques extranjeros; Fundivisa (Pontevedra): Fabricación de palas para hélices de buques construidos en astilleros extranjeros; SIDENOR (Cantabria): Pedidos de fabricación de hélices para buques de marinas extranjeras.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...